Las caricaturas de #Cuba en el #Clásico #WBCBaseball

16 marzo, 2017 at 6:10 pm Deja un comentario


6 - Cuba - Japón 2.jpgIlustraciones: Ández

El harakiri cubano

1 - Cuba - Japón.jpg

Sobre la base de un resultado esperado, y otro tanto falseado, vendrán las valoraciones del duelo Cuba vs Japón en este IV Clásico Mundial de Béisbol. Fue un partido dado por prescindible, un harakiri caribeño que, con un muy productivo marcador (11×6) dejó algunas lecturas de interés, rápidas, breves…

La más importante, dado el contexto: el de los nipones demostró ser un equipo asequible a los criollos, sin lugar dudas. Sucede que no abrimos con lo mejor y salimos en desventaja; pero sí bateamos como mejor lo hemos hecho en los últimos eventos internacionales. Lo dicho: seis carreras y once indiscutibles ganan partidos, si el pitcheo aguanta.

Otro tanto en este aparte: el bullpen. Cuidado. Con el tema de la estricta restricción de lanzamientos, nos enfrentamos a choques donde los relevistas tendrán el protagónico principal y muy temprano en la madrugada de este martes se jugaron cartas de valor, con un saldo preocupante.

Bien por la ofensiva cubana y el despunte de aquellos de cuestionada inclusión para algunos -pienso, por ejemplo, Yoelkis Céspedes- quienes probaron nervios cuando los establecidos flaquearon. Por cierto, evidente la occidentalización de los japoneses en el diamante: si el juego chiquito (toca, toca; corre, corre) era una máxima, ahora recorren con tamaño descuido las bases cuando las bolas terminan vuelo entre los aficionados de algún jardín.

Este fue un desenlace anunciado, planificado, por tanto, a matar y no morir ante China y Australia, pues esa fue la estrategia. Si ya dejamos para mañana (y pasado) lo que pudimos ganar hoy, no existe vuelta de hoja. Historia escrita. Y ahora sí comienza la presión.

Nada, que supusimos muy caro el sushi y luego comprendimos que nos alcanzaba para comprarlo…

Dragón al jamo

2 - Cuba - China.jpg

Reto cumplido: dragón al jamo. Se desperezó la ofensiva y Cuba consiguió vencer 6-0 a la selección de China en la noche este martes, vindicándose en el “Tokio Dome”, durante su segunda presentación en este IV Clásico Mundial de Béisbol.

“¿Chinitos no?” Pues “chinitos sí” mantuvieron en jaque a la toletería de casa, al menos por cuatro entradas. Cuando apremiaron el susto, el no retorno y la confirmación de las estrategias, entonces volvieron a responder los nuevos (Céspedes, Roel, Ayala…) para distender las presiones.

Inmenso Vladimir Baños en su salida: casi perfecto, sereno, controlado, oportuno, valiente… Total economía de lanzamientos. Lástima por los silencios del “Tokio Dome” y el poco favoritismo de los rivales. Pero a estas alturas no existen enemigos pequeños, ni créditos inmerecidos. El vida o muerte de los suyos iba en su brazo, lo sabía, y respondió en consecuencia.

Más de un día resta en la espera de un cambio de continente… Dicen de los canguros que son menos coloridos; pero más salvajes.

La victoria boomerang

3 - Cuba - Australia ok.jpg

Australia: hecho. Clasificación a la segunda ronda de IV Clásico Mundial de Béisbol: hecho. Polémica y controvertida la estrategia de juego de Cuba, al final pareció funcionar, no sin susto, con un batazo de vuelta completa y cierto efecto boomerang.

Sucede que escogimos, y nos escogieron; guardamos lo mejor y nos reservaron otro tanto; medimos y nos midieron: si los australianos nos eran asequibles, lo mismo consideraron ellos de los nuestros. No avanzó mucho el primer abridor criollo, Lázaro Blanco, (inusualmente descontrolado, justo mencionar) y otra vez quedó en el bullpen la responsabilidad de mantener con vida las aspiraciones.

Dos momentos trascendentales tuvo el duelo, con un héroe indiscutido y el salvador: un Alfredo Despaigne con un grand slam de sentencia (las únicas anotaciones para la ofensiva antillana) y un ponche de infarto de Liván Moinelo en el octavo ante Trent Oeltjen para mantener la mínima ventaja. El dilema de “vida o muerte” fue una constante de 27 outs.

Preocupante resultan, en cambio, los notables baches en la alineación de casa. Si ya cumplimos metas y objetivos, quizá llegó el momento de arriesgar, de soltar amarras y replantearnos la dinámica sobre el diamante. Si hasta aquí llegaban las exigencias, toca turno a la confianza… que nunca es tarde para el disfrute.

El muro de lamentaciones para Cuba

4 - Cuba - Israel ok.jpg

Israel pasó de Cenicienta a villano, de incógnita a equipo a derrotar en la segunda ronda asiática del IV Clásico Mundial de Béisbol. Y Cuba fue a lamentar deficiencias propias en su muro (1×4), sin que ello consiguiera privarlos de la condición de invictos.

En el estreno, parecía levantar vuelo la novena criolla, amén de los conflictos del abridor Noervis Entenza con los cierres de capítulos y la única anotación, otra vez de los potentes brazos de Alfredo Despaigne. Pero se fue demasiado estático en el planteamiento ofensivo inicial y para cuando decidieron arriesgar, ya el pitcheo rival había tomado el control de la situación.

Por los nuestros, de raro clasifica el manejo monticular en el duelo. Quizá este haya sido el oponente más asequible en el grupo, mas no se abrió con hombres de primera línea (listos y anunciados antes) y se fue con todo en el cierre. La estrategia en la primera ronda fue conservadora y aun así funcionó; ahora no hay otro guión que ganar, ganar y ganar, porque no hay mañana o pasado, o mejor sea dicho: porque los de mañana y pasado son nuestra constante pesadilla.

Lo más preocupante, sin lugar a dudas, es el descenso productivo de los antillanos (y no en este juego, incluso desde el anterior). En un contexto más exigente un solo caballo (Despaigne) no puede asumir la carga de toda la carreta pues, si de avanzar se trata, otros tantos precisan sumarse… o con la marcha actual llegaremos a Los Ángeles para el V Clásico.

 

El salto de Cuba frente a Japón

5 - Cuba - Japón 2.jpg

Dicen que un buen juego de pelota es el que se gana; pero nunca tuvo mejor cara Cuba que en su derrota frente a Japón (5×8) en la segunda ronda asiática del IV Clásico Mundial de Béisbol. Al menos dieron guerra, al menos pareció que podían…

Tarde, y con seguro éxito (como ya muchos vaticinábamos), llegaron los cambios en la alineación antillana. No del todo radicales –aún se encasquillaron en nombres– mas los hasta ahora relegados al banquillo demostraron y, con creces, su valía. Y sofocaron a los nipones, algo impensado días antes.

No aguantó el pitcheo, como era de esperar, y los errores (los escritos y los por escribir), pasaron factura a la hora cero. No pudieron salvar distancias, aguantar ventajas, amén del cuestionable planteamiento: ¿guardar hombres para un tercer choque, cuando quizá podían garantizar esta? ¿Dónde dice que Holanda pinta más fácil?

Al final pasó lo que todos suponían; pero con un agradecido repunte de esperanza, de buena presencia, si se quiere… A pesar del fallido salto, si esta hubiese sido la cara de Cuba en cada derrota, hoy los ánimos fueran otros.

Quijotes vs. molinos o Cuba vs. Holanda

7 - Cuba - Holanda.jpg

Ya todos sabemos cómo terminó el capítulo pelotero del Quijote contra los molinos: con una lápida rodeada de tulipanes. O llevado a estadísticas: un nocaut de 14 carreras por una, propinado por Holanda a Cuba en la segunda ronda asiática del IV Clásico Mundial de Béisbol.

Apabullante, vergonzosa, desesperanzadora, dolorosa… No creo lastimen más otros calificativos para la última presentación de los antillanos en el Clásico. Reservando lo mejor para la ocasión (sobre todo en cuestiones de pitcheo), no pudieron lucir peor… Demasiado contradictorio.

La meta, el objetivo primero en el torneo se cumplió: avanzar a la segunda vuelta, mantenerse en el selecto grupo de continuadores en una próxima edición. Pero los cogió movidos, más bien estáticos, la segunda, sin una estrategia clara y una cuestionable percepción de los contrarios y las oportunidades. No arriesgaron, no midieron, ni siquiera fueron conscientes de sus potencialidades reales, que fue lo más preocupante. Mal escogieron sus batallas y perdieron cada salida.

Lo peor fue esta imagen postrera, un diagnóstico sumario del estado actual de nuestro pasatiempo. No del todo certero, pero contextual, internacional, emocional… Es que incluso para perder se necesita prestancia.

 

Anuncios

Entry filed under: Eventos internacionales, Uncategorized.

Instalaciones #deporte #Cienfuegos: entre el guión y la puesta en escena Provincial #béisbol: #Cienfuegos y otra fiesta aguada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Darilys Reyes Sánchez

Traducir esta página

English Russian Italiano Deutsch Français Portuguese Chino Japones Arabe Noruego Corea Polonia

Entradas recientes

Archivo

Categorías

Galerías en Flickr

Recibe por correo elctrónico las actualizaciones más recientes

Únete a otros 5.025 seguidores

Estadísticas

  • 107,287 hits

Contador de visitas

free counters
marzo 2017
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

A %d blogueros les gusta esto: