Sub 23 de Cienfuegos: la derrota del Elefante contra Mobby Dick

7 agosto, 2015 at 5:12 pm 1 comentario


ggswPor Litzie Álvarez Santana

Son tiempos de agonía para los amantes del deporte nacional. Sin
embargo, la segunda edición del Campeonato Sub23 de Béisbol, por lo menos en Cienfuegos, remó a contracorriente en estas turbulentas
aguas, sobrecargadas por las últimas decepciones internacionales.

Una realidad que alude a la actuación de los verdinegros en esta cita,
quienes protagonizaron una enconada porfía con los vecinos
villaclareños durante la mayor parte del torneo.

La última subserie se reservó las definiciones, algo tempraneras para
los gustos de aquellos que esperaban un final de fotofinish. En este
escenario le tocó bailar con la de palo a los locales; sí, porque
lidiar en la zona con un rival que no pierde casi nunca con los
equipos más débiles (barrida en el caso de Mayabeque y una sola
derrota frente a Matanzas), da poco margen al error y obliga a
trabajar con presiones añadidas. ¿La prueba? Quedarse fuera de la
próxima ronda con mayor número de victorias que algunos de los
clasificados.

Indiscutiblemente, el grupo B figura como el más reñido del evento. Lo avalan las estadísticas que al cierre de esta edición presentaban a
Cienfuegos como líder de average (300), carreras anotadas (215),
carreras impulsadas (188), hits (341), jonrones (19), segundo en
triple (20) y en defensa (975) y séptimos en pitcheo (3.09 promedio de carreras limpias). ¿Hubo alguna novena más integral en el campeonato? Lo invito a investigar.

Esta problemática despertó nuevamente las polémicas. Otra vez la
territorialidad reinó por encima de la calidad, al privilegiar a los
líderes de cada grupo en detrimento de los cuatro mejores equipos, si
valoramos el balance de ganados y perdidos. ¿Por qué no jugar todos
contra todos y determinar así quiénes tenían realmente créditos para una final? ¿Hasta cuándo las apuestas por el rescate de nuestra
identidad se harán a medias?

Estas sombras del torneo no limitaron la cosecha de experiencias.
“Estoy satisfecho con el trabajo que hicieron los muchachos, que ha
sido muy intenso durante todo el campeonato -explicó Alain Álvarez,
manager del conjunto. Todos supieron sobreponerse a las dificultades y mantener el nivel del juego; incluso los que no eran regulares y que por las ausencias conocidas tuvieron que asumir la responsabilidad.

“Nosotros, y todo el cuerpo de dirección, archivamos las enseñanzas,
porque para mantenernos entre los primeros lugares en los tres
renglones del juego (ofensiva, pitcheo y defensa) tuvimos que hacer
diferentes cambios, modificaciones en la estrategia inicial.

Esperábamos que la ofensiva estuviera bien, aunque, aclaro, en
realidad superó las expectativas;  en la defensa también vaticinábamos un buen desempeño, solo nos quedaba ver cómo reaccionaba el pitcheo ante los rivales del grupo”, reseñó el director de la novena cienfueguera”.

Argumentos que abrieron las puertas a las valoraciones: “En esta área algunos de los muchachos tuvieron que asumir  responsabilidades desde el inicio, lo cual llevó a ajustar tácticas, estrategias, por eso evalúo de mayor efectividad la segunda parte del torneo, donde los lanzadores tomaron el mando tras un pequeño desliz de la ofensiva.

Refiriendo, por supuesto, el exceso de bases por bolas en los momentos claves de algunos partidos decisivos”.

“¿Las insatisfacciones? Principalmente con el sistema clasificatorio
–tema recurrente dentro y fuera de los diamantes beisboleros- que
cierra más las expectativas y la motivación de los jugadores, quienes
soñaban probarse en esa otra fase de, supuestamente, mayor nivel”.
Condicionantes que desde lo objetivo y subjetivo han convertido a la
clasificación en la ballena blanca particular de los elefantes
cienfuegueros, la  Moby Dick que incita a algunos a calificarlos de
expertos en quedarse a las puertas de empeños mayores.

Estos contrastes avivaron las pasiones en las esquinas calientes del
territorio, donde también han quedado como telones de fondo de este campeonato sub23 de béisbol el trabajo colectivo de los protagonistas locales y el desempeño de varios jóvenes con un futuro promisorio en las próximas lides beisboleras. Realidades que mitigan  las tristezas del adiós y ayudan a valorar cuántos de ellos estrenarán uniforme en la 55 Serie Nacional.

Y mientras la bola va y viene, las garantías  para el mañana exigen
concretar añoranzas para evitar otra trasmutación del elefante en ese gigante de los mares, que en la novela estadounidense Moby Dick atormentó hasta el cansancio al capitán Ahab.

Entry filed under: Béisbol sub 23. Tags: , , .

Panamericanos de Toronto 2015: El alcance de nuestra honda (+Audio) Los del paso lento: Elefantes de Cienfuegos a la 55 SNB

1 comentario Add your own

  • 1. Ruslán Olivares  |  7 agosto, 2015 a las 5:30 pm

    Bueno, Darilys:

    El sistema de competencia – clasificación está condicionado por el factor billete. Dudo que eso cambie en breve tiempo.

    Salu2

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Darilys Reyes Sánchez

Traducir esta página

English Russian Italiano Deutsch Français Portuguese Chino Japones Arabe Noruego Corea Polonia

Entradas recientes

Archivo

Categorías

Sígueme en Facebook

Galerías en Flickr

Más fotos

Recibe por correo elctrónico las actualizaciones más recientes

Únete a otros 4.540 seguidores

Estadísticas

  • 103,780 hits

Contador de visitas

free counters
agosto 2015
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

A %d blogueros les gusta esto: