La futbolización y la identidad del béisbol en Cuba (final) (+ Videos)

22 mayo, 2015 at 5:46 pm 1 comentario


Copia de Emeterio bateador 07

Que el béisbol comenzara a practicarse en Cuba en los inicios de nuestras gestas independentistas resultaría providencial para su apropiación y casi inmediata expresión identitaria. No fue casual lo del primer equipo oficial, el Habana Béisbol Club, fundado, ni más ni menos, en 1868 y bajo el nombre de una ciudad cubana, sin referencia a sociedad española alguna. Tampoco la providencia construyó, en varias localidades del país, un estadio de béisbol justo al lado de una plaza de toros; y si había corridas un domingo, también ese día se organizaba un juego de pelota: “moderno, higiénico y elegante”, a diferencia del “sucio, atrasado y sanguinario” de los españoles.

Así caló en los diversos estratos sociales y se afianzó en los albores del siglo XX con la influencia del marco de relación con los Estados Unidos. “Del ámbito de los clubes aristocráticos pasó a convertirse en deporte popular y los muchachos jugaban en los solares yermos con guantes, bates y pelotas improvisados –señala Graziela Pogolotti – El sector pudiente blanco optó por las regatas y la natación y cedió el paso a negros y mulatos, devenidos pronto héroes legendarios que horadaron el valladar del color establecido en el profesionalismo norteamericano”.

En ese contexto no faltaron los intentos por fomentar la práctica del fútbol y a inicios de la centuria pasada visitaron La Habana varios clubes internacionales. El mismísimo Real Madrid celebró un amistoso frente al “Juventud Asturiana” el 28 de agosto de 1927 en el “Almendares Park”. E incluso en el Mundial de 1938 una selección nacional llegó a octavos de final… Sin embargo, tan loables empeños no mitigaron el rechazo desde lo interno cuando, en abierto ataque de xenofobia antiespañola, se plantó bandera: “el béisbol era cubano porque lo compartían con los norteamericanos, no con los toscos peninsulares”, cuenta Roberto González Echevarría en la Santa Biblia del pasatiempo criollo, su libro La gloria de Cuba. Historia del béisbol en la Isla.

Selló nuestra música, cotidianidad, imaginario cultural… Marcó el habla del cubano a quien, de una forma u otra, siempre han puesto “en tres y dos”, o cogido “fuera de base”, “movido” o “ponchado” en algún momento de su vida. Mas hoy luce en extremo invertido el panorama y es el fútbol – el internacional, válido reiterarlo- el más visiblemente favorecido por la afición.

Dicha tendencia genera un preocupante convencimiento: la competencia con el fútbol resulta en extremo desleal pues, entre todos los deportes, es el béisbol el más resistente a la globalización del espectáculo. Uno de sus principales problemas radica en su ritmo discontinuo y complejidad, cualidades asumidas como su mayor riqueza a criterio de sus seguidores.

Y es que el béisbol tiene más reglas que un código civil de cualquier nación. Esto complica el acercamiento de cualquier desconocedor quien, con un mínimo de información disponible, sí será capaz de entender – al menos a primera vista – la dinámica de un balón de fútbol. Por otro lado, el tiempo: 90 minutos alcanzan para crispar las emociones de un planeta, un lapso aceptable en medio de la vorágine de la modernidad; pero un juego de pelota puede tardar horas, insufriblemente largas en ocasiones. En pocas palabras: sobrados motivos para su exclusión del programa olímpico.

Japón creó su estrategia al respecto: si al término de doce capítulos no hay definiciones, terminan el choque y anotan empate. Tan organizados como solo ellos, la medida responde a los horarios picos de su transporte público, por el cual se mueven entre el 90 y el 95% de los asistentes a sus estadios. Sobran comentarios en torno a la mutilación que esto supone para la práctica y, aun así, ¿cómo garantizar una corta duración para esas doce entradas?

Otra de los responsables de la pérdida de seguimiento del béisbol a nivel internacional fue, paradójicamente, la organización de las Grandes Ligas y su sistema comercial. Mientras la FIFA involucra a sus principales figuras y mueve millones de dólares no solo en las ligas profesionales, sino también en las Copas del mundo, eurocopas o amistosos, antes de los Clásicos de béisbol solo Cuba llevaba a sus mejores jugadores a los torneos internacionales. Las relaciones contractuales con Las Mayores siempre entorpecieron la presencia de los ídolos del diamante, incluso en representación de sus propios países.

Hoy la geografía del béisbol se reduce a poco menos de la mitad de América y una sección reducida de Asia. Ni siquiera su expansión a Europa (Holanda ganó un Campeonato mundial) alivia la crisis, ni su condición de deporte nacional en el país más poderoso, los Estados Unidos, ofrece gran resistencia. De alguna manera, el predominio de los países-isla (Japón, Taipei de China, República Dominicana, Puerto Rico, Cuba…) donde aún es reverenciado, funciona como una especie de metáfora de su situación en el mundo.

A esta presión internacional suma Cuba sus propias complejidades desde lo deportivo, político, económico y cultural. Por un lado, persisten los problemas de organización, estructura, calidad y promoción en la pirámide de ascenso de la disciplina en la Isla. Por otro, el encarecimiento e inaccesibilidad de los implementos para la práctica masiva, lo cual motivó la pérdida de espacios y niveles competitivos populares, laborales y estudiantiles de épocas anteriores. Sumémosle a ello el descenso cualitativo de los torneos domésticos y el éxodo de jugadores hacia los circuitos profesionales, cada día más lastrante.

Por si no bastara, hasta hace muy poco la programación deportiva de la televisión cubana –en típica reacción del avestruz, como lo definiera Leonardo Padura- enfrentó al mejor fútbol del mundo contra la Serie Nacional. Recién se pretendió nivelar la balanza con las transmisiones del béisbol internacional; pero tampoco el resultado complace: encuentros grabados, editados, salteados, inconexos, ajenos a la dinámica y la pasión propias de una temporada en Las Mayores o en cualquier otra de las ligas escogidas.

Y a todas estas, salvo por la excepcional actuación en los Centroamericanos de Veracruz 2014, el fútbol nacional mantiene una muy discreta imagen en el plano internacional. De materializarse su despunte, sería perfectamente válida la convivencia entre ambos deportes, como sucede en México, Holanda, Japón… Aquí la cuestión no es negar al fútbol, sino rescatar al béisbol.

Lo cierto es que la pérdida de arraigo de la pelota en Cuba ya sufre expresiones concretas, palpables en su exigua resistencia ante los códigos foráneos. Hoy la juventud –en un sentido amplio, no necesariamente absoluto- sigue al Real Madrid o al Barcelona en lugar de a los Chicago White Sox, los Dodgers de los Ángeles o los Medias Rojas de Boston -donde alinean cubanos- para hablar en paridad de términos. En lo interno, la Serie Nacional sufre un coma más crítico.

Hasta hace unos años, la historia de Cuba se escribía muy cerca de un terreno de pelota… ¿cómo se escribirá en las próximas décadas?

Trabajos relacionados:

La futbolización y la identidad del béisbol en Cuba (1ra parte) (+ Video)

Conga:

Mejores jugadas de Cubanos en el béisbol de las Grandes Ligas 2013 – 2014

Entry filed under: Identidad. Tags: , , .

La futbolización y la identidad del béisbol en Cuba (1ra parte) (+ Video) Mucho más en juego en el Provincial de béisbol en Cienfuegos (+ Audios y tabla)

1 comentario Add your own

  • […] Tomado del Elefante Verde […]

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Darilys Reyes Sánchez

Traducir esta página

English Russian Italiano Deutsch Français Portuguese Chino Japones Arabe Noruego Corea Polonia

Entradas recientes

Archivo

Categorías

Sígueme en Facebook

Galerías en Flickr

Más fotos

Recibe por correo elctrónico las actualizaciones más recientes

Únete a otros 4.540 seguidores

Estadísticas

  • 103,791 hits

Contador de visitas

free counters
mayo 2015
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

A %d blogueros les gusta esto: