Cienfuegos vs Ébola: el retorno a África (+ Audio)

3 diciembre, 2014 at 8:49 pm Deja un comentario


Copia de altAqEZnNaEnn1Y15DTDGOcBIOE6ASdZlLedU_jQjiOfN9xEn coautoría con Taylí Sánchez Zúñiga

No es una guerra, pero muchos allá, en ese balcón desde donde el África se asoma al océano Atlántico, sienten como si lo fuera. El ébola deja un rastro de muertos a su paso, cual tantas veces han hecho las balas. Y aquí todos los pensamientos se concentran en los cubanos que responden con manos, corazón y cabeza al llamado de auxilio del “continente negro”. Se pide por ellos con la misma fuerza que décadas atrás, cuando el país entero suspiraba de alivio ante la vuelta de un hijo vivo, sano.

Esta historia la conocimos por casualidad, como no debió ocurrir: hombres de tal calibre no merecen por premio el azar, pero así fue. Su madre fotografiaba la arrancada del central 14 de Julio para enviar las fotos al hijo, lejos de casa por razones de fuerza mayor.

“Al recibir la noticia de su salida hacia África para combatir el ébola, me puse muy orgullosa: es mi único hijo, pidieron diez en la provincia y lo eligieron a él ¡imagínese usted!, nos comentaba María Caridad Quintero Gobel. Y sí, nos preocupamos por lo riesgoso de la misión; pero tenemos fe en su regreso: ellos van a vencer”.

Con 45 años de edad y padre de tres hijos, Jesús Alejandro Elejarde Quintero es uno de los colaboradores médicos de Cienfuegos en el continente africano. Licenciado en enfermería y trabajador del Sistema Integrado de Urgencias Médicas (SIUM) de Rodas, fue parte de aquellos primeros que, sin detenerse en alarmas, decidieron plantar cara a la muerte en Sierra Leona.

“Como a otros compañeros, me llamaron en la noche del 9 de septiembre de Colaboración provincial para saber nuestra disposición para cumplir una misión de alto riesgo. No pensé en los contratiempos, más bien en la importancia de la labor, por el respeto y la reputación de nuestro país.

“Era lo menos que podía hacer: participar del momento histórico donde nuestro esfuerzo contribuiría a erradicar un virus tan peligroso para la humanidad.

“Por lo general la mayoría de nosotros ya cumplimos misiones internacionales en otros países, incluso en más de una ocasión. Ahora es un tanto diferente, pues nos enfrentamos a una enfermedad mortal, altamente contagiosa de no tomarse las precauciones necesarias y de la cual todavía se desconoce, a ciencia cierta, una cura. Pero eso no nos detiene”.

CIENFUEGOS VS ÉBOLA: SISTEMA SANITARIO EN SIERRA LEONA

Sierra Leona, con una población actual de poco más de 6 millones y situada en la costa occidental del continente, fue fundada principalmente para establecer a esclavos liberados. Alcanzó su independencia de la Corona Británica en 1961; treinta años después inició una cruenta guerra civil de una década de duración, de la cual aún permanecen secuelas económicas y sociales.

Como agravante a tal situación, deviene uno de los tres países, junto a sus vecinos Guinea Conakry y Liberia, donde con más fuerza ha golpeado el nuevo brote del ébola, virus cuyo nombre responde al río homónimo cerca del cual se detectó el primer caso de la enfermedad en 1976. Según datos de la Organización Mundial de la Salud correspondientes al 2010, para la fecha en dicha nación existían dos médicos por cada 100 mil habitantes.

Faltan “medidas básicas sanitarias en hospitales públicos y clínicas con equipamiento precario. Muchos centros carecen de productos tan necesarios y básicos como guantes y batas, y en muchos otros escasea el agua o el alcohol, imprescindibles para la higiene”, reseñaban algunos medios de prensa al inicio de la crisis.

“Ahora nos encontramos laborando en un hospital a las afueras de Freetown (capital del país), llamado Kerry Town, el nombre del pueblo donde se encuentra, explica Jesús Alejandro. Somos un grupo de 60 colaboradores, distribuidos en 5 subgrupos, conformado por personal cubano así como médicos y enfermeros británicos.

“En el Centro de Atención al Ébola tratamos a niños, adolescentes y adultos. Entramos a las salas en dúos o tríos, para nuestro mayor cuidado, siempre con la protección exigida para evitar contagios”.

CIENFUEGOS VS ÉBOLA: COLABORACIÓN CUBANA

Copia de DSC_6255“Trabajan mucho, eso sí, de seis a ocho horas todos los días, según nos cuenta, refiere María Caridad. Son tantas actividades y se les va el tiempo sin casi notarlo… Para él no hay traje, por su talla (253 libras y sobre los 1.90 metros de estatura). Entonces, por el momento, se dedica a ponerle los trajes al resto de sus compañeros”.

“No es que no me sirva el traje, sino que me queda demasiado ajustado, explica Elejarde. Lo he utilizado en ocasiones, mas, por cuestiones de seguridad ante el alto riesgo de infección, no debo usarlo así”.

Según expresaba el periódico norteamericano The New York Times en su editorial del pasado 19 de octubre, “aunque Estados Unidos y otros países han ofrecido su disposición a contribuir dinero, únicamente Cuba y unas pocas organizaciones no gubernamentales están proporcionando lo que se necesita con mayor urgencia: profesionales médicos dispuestos a atender pacientes (…) De los extranjeros que trabajan en África occidental, los médicos cubanos van a estar entre los más expuestos y, es muy posible, que algunos contraigan el virus”.

“Cuando supimos la noticia del doctor Félix Báez, quien también estaba en Sierra Leona, me enfermé, asegura María Caridad. Mi hijo me había mandado un mensaje esa noche y no me contó nada, por respeto a su ética profesional. Al otro día le escribí preguntándole y me pidió no preocuparme: ellos estaban bien y también Félix. Había hecho fiebre pero lo atendieron muy rápido, en el mismo hospital donde trabaja Jesús Alejandro. Incluso hablaron con él y le dieron mucho ánimo.

“Igual me preocupé, no solo por el mío: por todos… Yo digo que Dios los va a ayudar”.

http://www.ivoox.com/madre-colaborador-cubano-contra-ebola_md_3812475_wp_1.mp3″ Ir a descargar

CIENFUEGOS VS ÉBOLA: MITOS Y REALIDADES

Algunos sierraleonenses pretender curarse con sal, otros recurren a la brujería o la magia. La desconfianza en la medicina occidental aparece como denominador común. Todavía algunos evocan leyendas ancestrales de cuando el hombre blanco trajo consigo una terrible enfermedad que diezmó a los nativos.

“En cuanto a educación para la salud, la población aquí es bastante ignorante, confirma Jesús Alejandro. Un por ciento elevado es analfabeta, con bajo nivel cultural y aferrada a la religión (predomina el Islam). Eso influye de manera negativa en la propagación del virus, de ahí el alto grado de infestación.

“Antes de nuestra llegada, por la falta de información tanto verbal, radial, como televisiva, la población veía esta enfermedad como un castigo, una maldición, influenciados por lo antes expuesto. Además, persiste el temor de acudir a los hospitales.

“Estamos tratando, de conjunto con las organizaciones no gubernamentales y del gobierno (dígase la OMS, Save the Children, entre otras) quizá no tanto de cambiar, sino modificar estilos de vida entre los habitantes. No es tarea fácil, pues son ideas arraigadas durante siglos; pero tampoco imposible: depende de nuestro aporte y empeño.

“A pesar de los problemas en estos años, de luchas civiles, de gobiernos sin ocuparse de la gente y demás, la población tiene un alto concepto de nuestro comandante Fidel Castro Ruz, y de nuestro pueblo en general. Ya aquí se encontraba laborando una brigada médica desde hace cerca de tres años. Por tales motivos, el trato con nosotros es correcto y afectuoso y nos ha facilitado el desempeño”.

CIENFUEGOS VS ÉBOLA: EL ÉXITO DE MAÑANA

Copia de IMG_20141114_170535Cuidarse entre sí, como una gran familia, resulta premisa diaria de estos hombres en una tierra extranjera. También en el pedacito patrio se cuida de los suyos: “El personal de Colaboración está muy al tanto de nosotros: nos visitan a menudo, hacen fotos para enviárselas a ellos, insiste María Caridad. Nos pusieron correo internacional y por ahí nos comunicamos; a veces hablamos por teléfono, pero mayormente por correo.

“Por esa vía supimos que Jesús Alejandro y sus compañeros están hospedados en un hotel y allí mismo les llevan la comida para evitarles salir a la calle, con mucha disciplina. Al menos me tranquiliza saber que está comiendo bien: ¡figúrate, ya pesa más de 250 libras!”.

“Donde me encuentro ahora la comida es como si estuviera en Cuba, con carne de puerco y todo, ¡imagínense! Las libras no se notan tanto por el tamaño; si fuera bajito parecería un barril”. Y tampoco escapan de las novedades del barrio: “supimos lo del concierto de Cándido Fabré mañana (martes) en Rodas. ¡Qué bueno!”.

Siempre se suele utilizar la frase time is money (el tiempo es dinero), y el de Jesús Alejandro, sin dudas, es más valioso que el oro. Pero él mismo, a modo de despedida de nuestra “conversación” online, nos recordó el resto de la popular sentencia: today’s struggle is tomorrow’s success (el esfuerzo de hoy es el éxito de mañana). Y hombres como él arriesgan su vida para garantizarlo.

Entry filed under: Variadas. Tags: .

Veracruz 2014: en Cienfuegos, la Patria chica De Leones, Elefantes y la controversial dialéctica del béisbol cubano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Darilys Reyes Sánchez

Traducir esta página

English Russian Italiano Deutsch Français Portuguese Chino Japones Arabe Noruego Corea Polonia

Entradas recientes

Archivo

Categorías

Sígueme en Facebook

Galerías en Flickr

Más fotos

Recibe por correo elctrónico las actualizaciones más recientes

Únete a otros 4.540 seguidores

Estadísticas

  • 103,786 hits

Contador de visitas

free counters
diciembre 2014
L M X J V S D
« Nov   Ene »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

A %d blogueros les gusta esto: