Rigoberto Fernández: a las órdenes del Cienfuegos Sport Club (I parte) (+ Audio)

4 junio, 2014 at 4:40 pm 1 comentario


Rigoberto Fernández, quizá el último sobreviviente del Cienfuegos Sport Club Foto Darilys/elelefanteverde.wordpress.com

Sin noticias recientes de Alberto Fábregas y tras la muerte de Conrado Marrero el 23 de abril último, Rigoberto Fernández persiste como memoria viva del Cienfuegos Sport Club (CSC) campeón de la Unión Atlética Amateurs de Cuba (UAAC) en 1941. Lo sabe “El Sargento”, o “El Chico”, como también le llamaban y por ello se aferra a la pretendida inmortalidad de la tinta para perpetuar sus recuerdos.

http://www.ivoox.com/entrevista-rigoberto-fernandez-corte-tonadilla_md_3183149_1.mp3″ Ir a descargar

El ritual de bienvenida a las poquísimas personas que hoy lo visitan conserva la forma esférica: una pelota de béisbol envuelta en una marchita hoja de papel; la primera con la rúbrica de sus compañeros de hazaña; la segunda, con el roster ganador de aquel septiembre. No datan de la década del ´40, como pudiera pensarse, pero conservan intacto el valor de autenticidad.

Poco dejó el tiempo de las aplaudidas habilidades del jardinero del CSC: buen desplazamiento, rápido en el corrido de las bases, preciso en los tiros, bateador de la banda opuesta, average por encima de los .300… Solo la condición de zurdo lo distingue, además de la pequeña estatura, disminuida incluso cuando su almanaque devoró 97 ciclos.

Como sucediera con Marrero, Juan Yero o Julio Trujillo, Fernández defendió el estandarte de su tierra adoptiva, pues nació en el otrora central Stuard (hoy Venezuela), en la actual provincia de Ciego de Ávila.

Rigoberto Fernández, en foto dedicada a su esposaYa no escucha con la nitidez de antaño, si bien mantiene muy claro cada episodio de su existencia, los cuales afloran con el (des)orden escogido por su narrador:

“Yo juego a la pelota desde los 13 ó 14 años… Pasé por varios equipos: empecé con los Maristas, luego fui al Nautic Club, Cazadores, el Minerva, en el Reina y después me pasaron al Cienfuegos Sport Club. Tendría cuando eso unos 25 años, era joven. Antonio Lino Hernández, el coach del equipo, era socio del Cienfuegos Yacht Club y allí iba el Coronel de mi regimiento a jugar billar, póker. Él lo abordó por mí, yo era cabo, para pedirle me dejara entrar y Lino Hernández accedió.

http://www.ivoox.com/entrevista-rigoberto-fernandez-corte-inicios-beisbol_md_3183172_1.mp3″ Ir a descargar

“Salíamos al terreno sábado y domingo y cuando pitcheaba Marrero casi siempre ganábamos.

“A Marrero lo descubrieron en una visita de la Casa Stany (antecesor del CSC en el circuito amateur cubano) a Isabela de Sagua; cuando eso yo todavía no estaba en el equipo. Según me contaron, todos esperaban por un guajirito que iba a pitchear y al fin apareció, montado en una yeguita con una soga larguísima… Y después de amarrarla con mucha calma por allá, por un matorral, pasó cerca del hermano de Charles Pérez, David, muy chota, y se burlaron de él: ‘le vamos a romper la pelota al guajirito este’… Pero el guajirito ‘ese’ les metió los nueve ceros.

“Entonces Peña de Armas y Gonzalo Reina, quienes llevaban el club, los dueños, le cayeron atrás y le prometieron un empleo y un apartamento en Cienfuegos…

“Por aquella época yo estaba en el Ejército y andaba de rutina por Cieneguita, una colonia de Castaño[1]. Cuando llegué, Germiniano Ortiz, el director, me dijo: ‘mira, lee el personal’… Y aparecía escrito: ‘Conrado Marrero, mayoral de campo’… Un empleo por Castaño: era más bien una ‘botella’, ¿comprende?”

http://www.ivoox.com/entrevista-rigoberto-fernandez-corte-marrero-mayoral-campo_md_3183228_1.mp3″ Ir a descargar

De esa forma aseguró el Cienfuegos Sport Club al lanzador que los conduciría al título de la temporada de 1941. Sería una campaña accidentada para los 13 hombres a las órdenes de Jacinto “Tito” González, cuyas primeras salidas a la grama distaban mucho del triunfal desenlace.

El primer error, máxime salvando las distancias, es suponer al béisbol amateur de entonces como un antecedente del actual: eran clubes en representación de sociedades burguesas, con criterios de selección y orden a tono con sus tendencias elitistas.

Así, la UAAC le negó credenciales con el CSC a Eduardo “Cuso” Brunet por negro, aun cuando en el estudio Santiago le hicieron una foto en la cual parecía blanco, según la prensa de la época. Brunet, de buenas curvas y aceptable velocidad, habría sido el necesario complemento de Marrero sobre el montículo, mas tocaría al “Premier” el indiscutido protagonismo de la hombradía: estaba escrito.

Tampoco inscribieron a Jorge “Chino” López, jugador de cuadro y buen bateador: la UAAC esgrimió varias causas para la negativa, si bien, coincidentemente, el “Chino” era mulato… Y no sucedía por primera vez:

“A Bienvenido Jiménez[2], Pata Jorobá, el manager en 1940, también lo sacaron por negro… Hablaron de unas multas, problemas con los jugadores…Todo era mentira: en esas sociedades había discriminación y por eso lo sacaron. Fue una lástima: sabía mucho, nos hacía anécdotas de las Grandes Ligas, de las Ligas Negras norteamericanas… Tenía el récord de ocho bases robadas en un juego con el Almendares; ¡corría como un galgo!”.

Sorteando estos tropiezos iniciales, el club se enroló en un todos contra todos de 18 equipos con el propósito de asegurar uno de los nueve boletos a la primera división, donde se acumulaban las victorias de la etapa anterior. Pero aún quedaban los retos del diamante: jugar y ganar.

Notas al pie:

[1] Nicolás Castaño, uno de los burgueses más influyentes de la región. Era dueño del ya desaparecido central Cieneguita, además de una destilería, finca ganadera, torrefactora, etc.

[2]Trabajó apenas la primera parte del torneo, cediendo el mando a Jacinto “Tito” González. Electo al Salón de la fama del béisbol profesional en 1951.

 

Anuncios

Entry filed under: Identidad.

Béisbol en Cienfuegos: Cumanayagua no cede Rigoberto Fernández: a las órdenes del Cienfuegos Sport Club (II y final) (+ Audio)

1 comentario Add your own

  • 1. Memorias de un Campeón | Radio Ciudad del Mar  |  14 octubre, 2014 en 3:12 pm

    […] tintes de la inmortalidad ayudan a revivir historias y son las voces de protagonistas como Rigoberto Fernández las que despiertan esas emociones silenciadas por el paso del tiempo. Sueños moldeados por una […]

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Darilys Reyes Sánchez

Traducir esta página

English Russian Italiano Deutsch Français Portuguese Chino Japones Arabe Noruego Corea Polonia

Entradas recientes

Archivo

Categorías

Galerías en Flickr

Recibe por correo elctrónico las actualizaciones más recientes

Únete a otros 5.059 seguidores

Estadísticas

  • 108,184 hits

Contador de visitas

free counters
junio 2014
L M X J V S D
« May   Jul »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

A %d blogueros les gusta esto: