Oda a las columnas de Cienfuegos (+ Galería)

22 marzo, 2013 at 7:54 pm 2 comentarios


El nuevo edificio, modelado en 3D Foto: Cortesía de los entrevistados

Como obeliscos egipcios (y casi tan antiguos como estos) se erigen a la entrada de la ciudad de Cienfuegos, las columnas de lo que otrora concibieran como un edificio multifamiliar. En 1992 partió el último obrero de sus predios, dejando en pilotes los sueños de acento postmodernista y códigos tan tradicionales de la zona, como los portales.

Inmenso, protagónico, diferente, se proyectó el inmueble en la década de los ’80, pero su empuje vertical cayó con el Muro de Berlín, la cohesión de la URSS y los tiempos de bonanza para aquella generación de cubanos. La previeron como una de las cuatro construcciones que romperían con la monotonía de los prefabricados (irónicamente soviéticos), tan expandidos por la época, novedosa expresión arquitectónica que denominaron Edificios Atípicos.

Solo uno de ellos materializó ilusiones: sito en avenida 64 (Calzada de Dolores) y calle 51, se alzó con sus cinco niveles para superar la altura promedio de sus colindantes, arrastrado a su vez por la corriente postmodernista del momento. A medias quedó en cambio el de la calle 57 y 4 NE., también proyectado a cinco pasos por encima del suelo, mas reducido a tres por los acordes del Período Especial.

El tercero, otro vencido por las circunstancias, apenas ayer se sacudió de la imagen de un gran cúmulo de escombros: en avenida 42 (5 de Septiembre) y calle 51 llegó a su quinto nivel la estructura, finalizada en 2012, unos 20 años después de iniciadas las labores.

Pero la peor de las suertes la corrió este, ubicado en calle 37 (Paseo del Prado) y ave. 72, con un trazado de cuatro plantas y 52 apartamentos. Para los transeúntes y vecinos del lugar, las expectativas apuntan más a una resurrección de Tutankamon, que suponerlo un día más allá de las ruinas.

Pero cuando las voluntades persisten, las historias cambian y fueron las máximas autoridades del Gobierno en la provincia quienes solicitaron remiendo para tan chapucera imagen, renuentes a asumir la lejana iconografía del Nilo en detrimento de la elegancia gala.

Por méritos y experiencias convocaron entonces a los arquitectos Marian Cano Fajardo y Aníbal Barrera Barcia, con décadas de práctica en este ejercicio: la Inmobiliaria Reina del Sur, Hotel La Unión, Hotel San Carlos, la casa de visita de la ANAP, Casa Amarilla en La Punta, Plaza de la Ciudad y los proyectos de reanimación de la avenida 28 (Calle Ancha), constituyen apenas una síntesis de sus cartas de presentación: a resumir, media ciudad.

TRES MESES CONTRA DÉCADAS

“Analizado el proyecto inicial, a la distancia de 20 años, encontramos serios problemas de ventilación e iluminación natural por la alta densidad de apartamentos -explica Aníbal Barrera Barcia. Por tanto, enfocamos el trabajo en busca de una edificación contemporánea, continuadora del diálogo entre tradición y modernidad, ajustada a su vez a los recursos y condiciones actuales.

“Los previmos incluso como un homenaje a esa imagen que por tanto tiempo nos acompañó a la entrada de la ciudad. Como esas, otras tantas existen a lo largo del Prado, y así asumimos esta especie de oda a las columnas, por su función integradora en el paisaje urbano.

“Como en cada proyecto, partimos de una investigación histórica: recopilando fotos, planos, documentos… Buscamos en Internet lo más actual y nos enriquecimos en el vínculo directo con la gente nueva: hay que moverse con los tiempos y la información.

Acatamos también lo regulado por los códigos internacionales con respecto a inserciones en zonas de protección, las llamadas Cartas, y las buscamos todas: desde la de Atenas, en 1931, hasta la última, estudiándolas a fondo para no cometer errores. Ninguna es cubana, vale aclarar, pero nos adaptamos a estos documentos aprobados en congresos a los cuales asisten especialistas de todo el orbe”.

Seguimos al pie de la letra las regulaciones de Planificación Física y Patrimonio -continúa Marian Cano Fajardo. Si bien son dos instituciones distintas, resultan muy similares sus condicionantes, atendiendo fundamentalmente al área de portales, puntales, el respeto a las vías de acceso, la carpintería…

Presentamos dos variantes, cuya diferencia radica en que la número dos asume el área ocupada hoy por el consultorio aledaño, porque rompe con la proyección de la nueva obra (el cual no existía en los ‘80 y figuraba en los planos como un solar). Por supuesto, al eliminarse, el edificio asumiría en su interior las funciones de este, tanto en la parte de atención a los pacientes como en la vivienda para quienes allí laboran.

“Esa fue la variante escogida por la Presidenta del Gobierno y los inversionistas en la reunión que tuvimos”.

EN CALLE 37, ESQUINA 72

El diseño abarca casi un cuarto de manzana y lo conforman tres bloques: dos en calle 37 con tres niveles y uno posterior de cuatro -señala Barrera Barcia. Serían en total 37 apartamentos, el 40% de ellos con dos dormitorios y el resto de tres, tal como nos solicitaron. A modo conceptual, funge como una reproducción de Cienfuegos: una retícula casi perfecta.

“Lo bueno del proyecto es que se puede hacer por etapas: primero el bloque del fondo, luego el del consultorio y después el frente, tratando de no cerrar el Prado: la ciudad entera se construyó sin clausurar un paso y existen millones de fotos que lo confirman. Esa moda es de ahora.

“El edificio requiere además un prefabricado especial para adaptarnos al tamaño de la segmentación ya existente, pues el área entre las columnas es más pequeña que los módulos estándar”.

Tiene varias entradas, sin tanta promiscuidad de una escalera única -añade Cano Fajardo. Nos pedían varias plazas de parqueo en planta baja y así las comprendimos en la obra. Es muy difícil no exponer a la vista los apartamentos en un primer nivel y por eso lo destinamos a áreas públicas: tiendas, galerías de arte, Correos y telégrafo, centro comercial en ambas monedas… La propuesta de servicio responde a la tendencia del envejecimiento poblacional y la lejanía del edificio de la zona residencial.

En los portales, en su parte superior, ubicamos planchas traslúcidas para permitir una mejor visualidad a los transeúntes. A su vez, respetamos la servidumbre de paso de 2.40 metros de ancho (a partir de la cerca del Consultorio) hacia las viviendas existentes en el fondo, tal como nos exigía Urbanismo. El bloque posterior, ya más retirado del Prado, sí lo diseñamos para apartamentos.

“Denominamos cáscara a los elementos verticales presentes en la fachada a Prado, la cual enmascara el prefabricado por una cuestión estética, dada la poca terminación y lo rígido del material. Los apartamentos con vista a calle 37 no tendrían balcones (así nos lo exigieron en principio) y en su defecto, añadimos la cristalería. Sí colocamos balcones por avenida 72”.

“El resto de la edificación lo ocuparían viviendas. El frente, ya en el tercer piso, suprimimos una de estas para dar lugar a un área común de vecinos. La cubierta sería con enredaderas. Todos los apartamentos coinciden en red de tuberías, cuartos eléctricos, patios de servicios… Incluso, fuimos generosos en estos últimos, pues tienen el tamaño de un dormitorio (más o menos 10 metros cuadrados). No utilizamos celosías, sino unos elementos verticales llamados quiebrasoles”.

“El monto total de la obra ascendería a 2 millones de pesos, moneda total -afirma Aníbal. Sin embargo, es un poco difícil asegurar una cifra en esta etapa de proyecto: el reto no lo veo tanto en el diseño, sino en su materialización.

La premisa era aprovechar al máximo la cimentación existente, porque es un dinero enterrado ahí y no hacíamos nada con desbaratarlo y botar esa inversión, como se ha hecho otras veces, por gusto. Pero surgen algunos inconvenientes: las columnas del frente nos sirven, por ejemplo, mas precisamos cortarles las terminaciones de la cima; los pilotes del fondo debemos sacarlos; habrá que demoler varias zapatas… Fueron tres meses de desafíos: la modelación, la estética, el prefabricado, colegiando ideas con ingenieros hidráulicos, eléctricos…”.

“Tampoco será cuestión de días -insiste Marcia. Para llegar al nivel del detalle concebido se requiere tiempo y esto lo tenemos a escala conceptual, ya después vendría el proyecto ejecutivo con el constructor… Quizá hasta surjan variaciones, sin embargo, si tenemos suerte de contar con buenos ingenieros, no debe suceder.

“Esto proyecto se hizo con los pies en la tierra, pensando objetivamente… No estamos experimentando”.

LA ÚLTIMA PALABRA

Entre las condicionantes para el diseño, solicitado por el Gobierno provincial, la Oficina del Conservador establece que: “Por encontrarse en zona de protección del Centro Histórico Urbano declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad, el proyecto debe ser revisado y aprobado por la Oficina del Conservador de la Ciudad (…)”.

La zona protegida es un espacio de acomodamiento que tienen los centros históricos para evitar los cambios bruscos en la arquitectura -explica Aníbal Barrera Barcia. Es un área de transición, un muelle… Este edificio está al borde de la misma. Sin embargo, no existe divorcio alguno entre el proyecto y lo establecido: solo asumimos los elementos esenciales del concepto de Prado y lo llevamos a un lenguaje más contemporáneo.

“A mi criterio, el destino final depende de un encuentro entre varios colegas y el debate que surja al respecto; nosotros no tenemos la verdad absoluta. En estos momentos, solo esperamos por la aprobación de la Oficina del Conservador de la Ciudad, porque a los demás que han visto el proyecto, les ha gustado…”.

Edificio entrada de la ciudad de Cienfuegos, un álbum en Flickr.

VARIANTE 2 LATERALCOLUMNAS DETALLESDIAPOSITIVA ZONA PROTEGIDADSC_4862DSC_4876DSCN0473
EDIFICIO ATÍPICO AVE 5 DE SEPTIEMBREEDIFICIO ATÍPICO CALLE CUBAEDIFICIO ATÍPICO CLAZADA DE DOLORESPROYECTO EJECUCIÓN ANTERIORVARIANTE 2
Anuncios

Entry filed under: Variadas.

El llamado del Elefante (+ Audio) Nacional de Fútbol: Cienfuegos brinda lección de toques…, y gana

2 comentarios Add your own

  • 1. MGonzalez  |  4 abril, 2015 en 3:30 pm

    Excelente Trabajo.Recuerdo este sueño, y me duele, participe en el diseño de la cimetación de los unicos tres edificio que se construyeron. Me remonto a 25 años atras

    Me gusta

    Responder
    • 2. elelefanteverde  |  15 abril, 2015 en 1:58 pm

      Gracias por sus comentarios sobre el trabajo, y buscaré un poco más de información sobre los otros proyectos inconclusos de los cuales me habló. Son temas interesantes, sobre todo porque eran muchas y grandes las ganas de hacer, y eso merece reconocimiento. Saludos

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Darilys Reyes Sánchez

Traducir esta página

English Russian Italiano Deutsch Français Portuguese Chino Japones Arabe Noruego Corea Polonia

Entradas recientes

Archivo

Categorías

Galerías en Flickr

Recibe por correo elctrónico las actualizaciones más recientes

Únete a otros 5.059 seguidores

Estadísticas

  • 108,353 hits

Contador de visitas

free counters
marzo 2013
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

A %d blogueros les gusta esto: