En defensa del Elefante

23 junio, 2011 at 5:45 pm 2 comentarios


Caricatura: Ández

No lo vi jugar, mas afirman quienes pudieron que pocos eran tan bravos, rápidos y oportunos como Owen Blandino; por ello Bobby Salamanca lo bautizó como el Gallo de Cabaiguán. Pero hasta mi generación sí llegó aquel “perro que muerde calla´o” del holguinero Faustino Oramas, el Guayabero, y también la reciente traspolación de tales epítetos a la nueva pléyade de peloteros de dichas regiones.

Como estos, una docena, (más dos), de argumentos para ejemplificar sobre las situaciones de carácter socioeconómico que determinan la simbología del béisbol cubano en la actualidad. En el orden oficial, al menos, la hoja de tabaco distingue a Pinar del Río, el yate a Granma, la giraldilla de los Industriales… a los cuales sumaría luego el espectáculo su propia terminología.    

En el caso de Cienfuegos “las autoridades del deporte establecieron el camarón como identificativo, pues en la década del ´70 constituía uno de los principales renglones económicos”, explica Roberto Sánchez, jefe de despacho de la dirección del INDER. “Después de La Habana enviaron la sugerencia de la ostra, la cual no fue impuesta, sino colegiada, y así llegamos al actual”. O mejor: al que lucen el uniforme los atletas sureños, diferente al publicado en el sitio de la Federación Cubana de Béisbol, donde sustituyen al crustáceo por la inicial C.

En la moda de los epítetos fuimos Camaroneros, Marineros, e incluso por mofa, los Ostreros. Con esa diversidad de identidades, clara muestra de la ausencia de una definitiva, luchamos contra Tigres, Indios, Cocodrilos, Leñadores, Avispas y cuanto ser invoquemos en la gran fauna de la pelota cubana. (Tal vez fuimos afortunados porque al parecer Camaguey y la Isla llegaron tarde a la repartición y les tocó conformarse con el tinajón y los pinos).

Pero cuentan también las contradicciones, pues en la actualidad el término Camaroneros designa al seleccionado de la Liga de Desarrollo, (tardía, ausente), pero aún prevista como cantera de la  primera categoría. La búsqueda de variantes, distintivos y sus similares resulta válida si lo requiere el espectáculo, pero ni en este caso, ni en ningún otro en cuestiones de sintaxis, el trueque es aplicable.

A fuerza de voluntad y repeticiones, aficionados y comentaristas cienfuegueros arrastraron al terreno al Elefante. Conocidas causas, (dígase actuación del equipo de Cienfuegos en las temporadas 49 y 50 del pasatiempo nacional), explican el aumento de fieles para con la mascota verdinegra, pero esta devoción tiene antecedentes más lejanos.

UN POCO DE HISTORIA

“En la Serie del ´77-´78, luego de la división política administrativa, la Perla del Sur reaparece en la pelota cubana con Francisco Cantero como manager. Entonces yo integraba el cuerpo de dirección – recuerda José Zayas Moreira, quien llegaría a tutelar dicho seleccionado en la década de los ´80.

Fotos: Dorado

“Desde aquel momento tratamos de continuar lo que conocíamos y asumíamos por representativo de la provincia en la disciplina: el verde como color de los uniformes y el paquidermo por mascota, pues antes del triunfo de la Revolución, desde 1928, éramos la única ciudad del interior del país con nombre en una Serie de pelota.

“Quisimos mantener ambas cosas; mas negaron la segunda argumentando que el animal no pertenecía a la fauna criolla – continúa Zayas Moreira. Así nos mataron por primera vez al elefante”.

El empeño fue mayor y “Hace seis o siete años le pedimos a José de la Paz, reconocido diseñador de la ciudad, los esbozos para un nuevo traje donde incorporara el tradicional símbolo. Le solicitamos además los carteles y vallas para adornar el estadio “5 de Septiembre”.

“En esa fecha, Pedro José Rodríguez (Cheíto), fungía como director y Adeivys Manso era el comisionado en el territorio. Propusimos el asunto a la Comisión Nacional, todo de forma verbal, sin mediar expedientes ni nada por el estilo –explica Zayas. Repitieron el no, ahora aludiendo a la imposibilidad de cambios en los atributos de las selecciones durante cierto tiempo”.

Complejo, mas no imposible, será para los cienfuegueros modificar el logo que, con aciertos coyunturales y mayores desaciertos para la actualidad, identifica por años al equipo de béisbol local:

“Puede cambiar –aseguró Mercedes Rodríguez Torres, directora de Desarrollo Técnico de la Industria Deportiva, contactada con este fin previo a la Serie de Oro. Llevaría trabajo, máxime cuando necesitamos las propuestas con tres a cuatro meses de antelación, en formato digital e impreso”.

La anticipación tiene otras acusas: “Antes de ese proceso, las sugerencias pasan por manos de nuestros profesionales –insistía Rodríguez Torres. Hablamos de monogramas, diseños aligerados en función de reducido espacio, pues ocuparán apenas una porción de la manga y no deben perder por ello sentido o claridad.

“Sólo cuatro equipos conservan invariables sus distintivos durante cerca de  cuatro décadas de Series Nacionales: Pinar del Río, Industriales, Villa Clara y Santiago de Cuba –explicaba Mercedes. Para reforzar la identidad del resto de los conjuntos, la Comisión Nacional estableció el convenio de no renovar los uniformes en un plazo de 10 años y el diseño actual apenas tiene cuatro”.

¿DICEN Y CONTRADICEN?

“Recuerdo el monograma de Guantánamo como un cohete, en tributo al viaje de Arnaldo Tamayo a la Luna – comenta José Zayas. También Holguín luce diferente: antes poseía combinada cañera y ahora exhibe la emblemática Loma de la Cruz. La Isla de la Juventud cambió la Ubre Blanca por los pinitos de hoy.

“Nadie pide una reforma radical, sino exclusivamente del monograma –aclara Zayas. Los ejemplos anteriores constituyen una prueba cuánto variaron los logos en los últimos años ¿Por qué no sumar entonces el nuestro a la lista?“.

La directiva de la Industria Deportiva reconocía también que: “Transformamos algunos: llevamos el de Guantánamo al Indio del Guaso actual, por ejemplo. En estos momentos nos ocupa el de Ciego de Ávila porque agrupa diversos elementos: una rueda, un central, piña, bandera, muy difíciles de visualizar a pequeña escala y por ello debe aligerarse un poco. Todo de mutuo acuerdo con los implicados”, insiste Mercedes.

“El de Cienfuegos ya sufrió ciertos retoques – continúa. En cuestiones de color fundamentalmente, y así obtuvimos el anaranjado más real que muestra el camarón ahora”.

“Con el renacer de las mascotas en el espectáculo beisbolero contamos con la coyuntura idónea para rescatar la nuestra”, defiende Zayas Moreira, a lo que Mercedes Rodríguez Torres contrasta:

“Intentamos en una ocasión el diseño con dichas temáticas y nos frenaron con la justificación de sólo permitir motivos del acontecer socioeconómico de cada territorio en los monogramas. Si ustedes como provincia consiguen la aprobación en todos los canales correspondientes de su propuesta, nosotros no tenemos inconvenientes para procesarla. Pero si lo quieren para la próxima Serie, deben enviarla ya”.

La iniciativa falló, al menos para la edición de oro, cuando la Comisión Nacional negó la decidió la partida negando su presencia en los uniformes. La negativa de cambios en los trajes en pos de la identidad,  proveedores en el extranjero o falta de recursos tampoco funcionaron como excusa pues durante la contienda todos los conjuntos lucieron el eslogan de la 50 Serie en sus casacas. Simplemente, el elefante “no es oficial”.

RESULTADOS A LA ESPERA

Surgieron las propuestas de diseñadores y caricaturistas en pos de un cambio de logo, posible, como hicieron ver, y que al final sólo quedó en trámites. También las organizaciones políticas y de masas se vincularon al proyecto y de momento lo mantienen como opción, pues no será ahora cuando merme su defensa.

Como lo exige su eslogan, a la vanguardia estuvieron los CDR al plasmar su  “Elefantes al combate” en el gradería de la pradera central. Quizá contraproducente lenguaje de la convocatoria, si nos atenemos al contexto deportivo, pero en franca muestra de respaldo a la petición.

Otros se incorporan a la causa: “Debemos escuchar la voz de los aficionados, a quienes apoyan incondicionalmente al equipo, no este año por los buenos resultados, sino de siempre”, recomienda Rafael Moya Rodríguez, miembro del Buró Provincial del PCC que atiende la Esfera Social.

“Sobre el tema persiste la polémica, pues muchos asocian al paquidermo con el del Cienfuegos profesional. A criterio muy personal, me resulta contraproducente la apropiación, ya que se trata de una especie foránea. Desde ese punto de vista el camarón, (aunque casi extinto de nuestra bahía), goza de mayor representatividad.

“Pero tampoco lo son leones y tigres, asumidos de igual manera. Sin dudas el elefante ganó en arraigo y seguidores entre el público –reconoce el dirigente. Hasta en la radio solicitaron su barritar y lo utilizaron en las transmisiones como acompañante de cada buena acción de los peloteros de casa.

“Pesa también la diversidad de logos imperante: en los trajes aparece uno, otros salen en páginas digitales y están los de propagandas y espectáculo. Se requiere uniformidad al respecto, por cuestiones de identidad – defiende Moya Rodríguez. El Partido responderá siempre a la voluntad del pueblo, pero queda en manos de la dirección de deportes y los funcionarios correspondientes evaluar el posible cambio”.

“Ya dimos los primeros pasos con la bandera y al pintar los colchones con la insignia sobre el banco de home club – asegura José Manuel Almeida Escalante, comisionado provincial de béisbol. También identificamos el ómnibus de la selección y el lobby del estadio con ese motivo, todo ello con la ayuda de varios fotógrafos, escultores y diseñadores”.

EL PSICOANÁLISIS LO RECOMIENDA

“Cienfuegos es el único equipo que mantiene su mismo color y nombre desde 1928, sólo queda recuperar el logo. Eso, sin dudas, deviene elemento distintivo de la ciudad” – afirma Zayas Moreira.

“Debemos tocar puertas desde ahora, reclamarlo como un deseo de todos – recomienda Roberto Sánchez, jefe de despacho de la dirección del INDER. El pueblo lo agradecerá porque ha prendido la defensa del paquidermo; lo vimos en el estadio durante los play off: en carteles, (rústicos en su mayoría), personas con el disfraz en las gradas, en fin, un espectáculo muy bonito.

“Existe un grupo de diseñadores de prestigio, De la Paz entre ellos, dispuestos a ayudar – añade Roberto Sánchez. El Fondo de Bienes Culturales también: hay todo un movimiento alrededor de la iniciativa. El logo actual es bonito, nadie lo niega, identificativo incluso, pero no representativo”.

Si descartamos argumentos lógicos, aún nos quedan las asociaciones míticas: algunos insisten en las comparaciones con experiencias foráneas, en este caso las Grandes Ligas Norteamericanas, donde el equipo Oakland Athletics defiende un elefante blanco, obeso y torpe; pero entonces obviaríamos las cualidades que mantienen al paquidermo en la cumbre de la simbología mundial: fuerza, longevidad, memoria y sabiduría, aplicables también al deporte, si se quiere.

Los psicoanalistas lo recomiendan, pues interpretan por éxito el soñar con dichos animales. Tal situación involucró a muchos sureños hasta la fecha y como primer beneficio recibieron la clasificación del equipo a los play off en la temporada 49, después de siete años de espera, y el pase a semifinales en la finalizada edición, por vez primera en la historia.

Después de las referidas apropiaciones, existen sobrados motivos para apostar por el elefante en el mayor espectáculo deportivo del país. Rescatar un logo no devolverá a ningún equipo las glorias de antaño, como tampoco les reestablecerá la condición de profesionales, negada hasta el cansancio en nuestro pasatiempo nacional.

En juego sólo están tradiciones y pasión, sufrimiento y entrega de atletas y seguidores que encuentran en colores, números y referentes la cúspide de su ritual pelotero. Así los cienfuegueros defienden su condición de Elefantes: lentos, sí… lo de aplastantes, tocará definirlo sobre el terreno.

Anuncios

Entry filed under: Identidad. Tags: , , , , , , , , .

Sólo sé que se llama Linda Un regalito

2 comentarios Add your own

  • 1. … y el Elefante nos sigue negado « el Elefante verde  |  15 diciembre, 2011 en 7:32 pm

    […] En defensa del Elefante GA_googleAddAttr("AdOpt", "1"); GA_googleAddAttr("Origin", "other"); GA_googleAddAttr("theme_bg", "ffffff"); GA_googleAddAttr("theme_text", "414141"); GA_googleAddAttr("theme_link", "6C8C37"); GA_googleAddAttr("theme_border", "EDE8E2"); GA_googleAddAttr("theme_url", "009193"); GA_googleAddAttr("LangId", "19"); GA_googleAddAttr("Tag", "51-serie-nacional-de-beisbol"); GA_googleAddAttr("Tag", "deportes"); GA_googleAddAttr("Tag", "beisbol-cubano"); GA_googleAddAttr("Tag", "cienfuegos"); GA_googleAddAttr("Tag", "elefantes"); GA_googleAddAttr("Tag", "serie-nacional"); GA_googleFillSlot("wpcom_sharethrough"); Share this:TwitterFacebookCorreo electrónicoImprimirLike this:LikeBe the first to like this post. […]

    Me gusta

    Responder
  • 2. Moisés  |  6 agosto, 2014 en 7:10 pm

    Mi profesor y amigo José Julián Zayas Moreira, un abrazo para él y para su familia.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Darilys Reyes Sánchez

Traducir esta página

English Russian Italiano Deutsch Français Portuguese Chino Japones Arabe Noruego Corea Polonia

Entradas recientes

Archivo

Categorías

Galerías en Flickr

Recibe por correo elctrónico las actualizaciones más recientes

Únete a otros 5.059 seguidores

Estadísticas

  • 107,599 hits

Contador de visitas

free counters
junio 2011
L M X J V S D
    Jul »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

A %d blogueros les gusta esto: